El ser humano causa el SAR COVID-2 (Coronavirus)

| awe |

El Coronavirus es un nuevo virus conocido como SAR COV-2 que afecta especialmente a la capacidad respiratoria.

Esta enfermedad está llevando a más de medio mundo a tomar medidas sanitarias, sociales y económicas para combatirla, ¿pero qué papel ha jugado el ser humano en su origen?

“Detrás de esta pandemia está la acción humana sobre la naturaleza”.

Pedro Jordano (Investigador de CSIC)

A continuación, profundizaremos la relación humana como causa de enfermedades como el coronavirus.

Las acciones que llevan a nuevas pandemias como el coronavirus

Colectivos ecologistas como WWF y Greenpeace, organizaciones como la ONU y las numerosas cumbres del clima que se llevan a cabo por las principales potencias del mundo ponen de manifiesto el cambio climático, la destrucción de la naturaleza y al ser humano como causa de su propia extinción. El Coronavirus y el Ébola son pruebas de esta afirmación.

”Las enfermedades emergentes en los últimos 30-40 años han estado ligadas a alteraciones de hábitats naturales, suburbanización, sobrepoblación en áreas silvestres y avance de áreas urbanas en zonas salvajes”.

Pedro Jordano (Investigador de CSIC)

Detrás del Coronavirus está la acción humana ya que las infecciones por patógenos son procesos ambientales. En los ecosistemas se producen dicha interacciones entre especies. Si se alteran estas dinámicas, se producen consecuencias como las que estamos viviendo con el Coronavirus.

La mayor parte de las epidemias y pandemias recientes tienen una clara base ambiental y de alteración de procesos naturales que se conoce como “ecología de la enfermedad”.

El ser humano sigue pensando que es el centro del mundo, el narcisismo de una especie que cree que tiene acceso a todo y puede hacer con la Tierra lo que le dé la gana.

Las acciones humanas como la deforestación de los bosques, la sobreexplotación de las materias primas, intromisión en los hábitats naturales y un modelo de producción lineal, favorece la exposición de patógenos a los humanos.

Si a ello se le añade un mundo globalizado, tráfico de animales exótico y la alteración del medio ambiente, las condiciones para una pandemia están servidos.

Ecología de la enfermedad

La alteración del medio ambiente ha originado enfermedades como el SARS, Ébola, Covid-19, la enfermedad de Lyme, Hendra, etc.

  • El SARS se define como un síndrome de respiración agudo y grave, constituyen una familia descubierta en los años 60 y provoca diferentes enfermedades respiratorias tanto a personas como animales.
  • La enfermedad de Lyme se trata de una borreliosis provocada por la bacteria Borrelia burgdorfiri transmitida por garrapata. Se asocia a la alteración de los bosques y la sobrecaza de grandes depredadores como lobos y al crecimiento de las poblaciones de roedores que son reservorios de la bacteria.

”Es muy urgente conocer mejor nuestra biodiversidad a escala mundial. Estimamos que conocemos solo un 1% de los virus de los animales silvestres”.

Jim Robbins, New York Times

El nuevo paisajismo derrumba barreras para la expansión de los patógenos. Los nuevos ecosistemas crean zonas de contacto con características favorables para la zoonótica.

La ruta de las pandemias

La compra de zoonótica

Según WWF, la zoonótica son las enfermedades originadas por patógenos de especies animales. El Coronavirus se considera una de zoonótica procedentes de un animal que consiguió “saltar” la barrera entre especies hasta llegar al ser humano.

“Los patógenos no respetan los límites de las especies”.

Thomas Gillespie, profesor asociado en el departamento de ciencias ambientales de la Universidad de Emory

Los mercados “húmedos o frescos” como el de Wuhan, considerado el punto de partida para el COVID-19, venden numerosos animales salvajes, incluso vivos como monos, murciélagos e insectos. Estos mercados suelen situarse cerca de vertederos abiertos y sin drenajes, sin neveras donde conservar los alimentos, es decir, una sanidad alimentaria muy cuestionable. “Los mercados húmedos son una tormenta perfecta para la transmisión de patógenos entre especies”, dice Thomas Gillespie.

Sin embargo, la prohibición de venta de animales vivos no es la respuesta.

Los mercados donde se producen estas compraventas están en África y Asia que proporcionan alimentos a las zonas pobres. Al contrario, obligaría a los comerciantes a permanecer bajo tierra con condiciones todavía más precarias de higiene.

No es justo demonizar estos lugares, el ser humano seguirá en contacto con estas especies y patógenos debido a sus actividades. Aunque sí es necesario que gobiernos prioricen en sus agendas dotar mejores condiciones sanitarias a este tipo de actividades económicas.

Un modelo contra las pandemias

La naturaleza plantea amenazas, pero son las actividades humanas las que causan el daño real. Un ecosistema sano regula la aparición de plagas, patógenos, depredadores, parásitos y otros organismos que amenazan la supervivencia de la especie humana.

De esta situación se debe aprender, aprender a respetar a la naturaleza, aprender que nuestras acciones tienen consecuencias, aprender que el sistema actual no funciona y nos lleva a la extinción, aprender a reciclar, reutilizar y reducir.

Comment

  • La verdad hay que estar muy alerta a todo lo que está afectando a nuestro ecosistema, encuentro muy interesante el artículo publicado, poder prevenir un mayor peligro es lo más importante para nosotros los seres humanos.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


AWERECICLA

@awerecicla emprendimiento ecológico. Desarrollamos productos de madera reciclada. #SeParteDelReciclaje y ayuda a la sostenibilidad del medio ambiente.

2020 AweRecicla, todos los derechos reciclados. Construido por minet.es
Visa
Mastercard
Apple Pay
Carrito Producto eliminado. Deshacer
  • Todavía no has reciclado